KAMIRA es partícipe hoy de una excelente noticia: la constitución del Consejo Andaluz del Pueblo Gitano, una demanda histórica que va a conformar un órgano colegiado de participación social en las políticas públicas, generales y específicas, que redunden en la promoción de la igualdad de oportunidades y de trato y la inclusión de la comunidad gitana de Andalucía.
Es una excelente noticia como broche al Día del Pueblo Gitano Andaluz, que celebrábamos ayer.
Este Consejo tiene carácter consultivo y en el mismo se institucionaliza la cooperación del movimiento asociativo gitano, de las entidades locales andaluzas, de los agentes sociales y de la Administración autonómica para elevar iniciativas de actuación y su posterior valoración.
Además de las funciones de proponer y asesorar sobre medidas que favorezcan la promoción de la igualdad de oportunidades y trato, así como la inclusión social de la población gitana andaluza, tiene la función de emitir informes facultativos o canalizar las propuestas de las organizaciones sociales.
Asimismo, el Consejo Andaluz del Pueblo Gitano tiene la potestad de formular propuestas de actuación cuando se produzcan fenómenos, conductas o comportamientos antigitanos por parte de personas físicas o jurídicas, dirigidas tanto hacia la población gitana víctima de actitudes tipificadas como delitos de odio y discriminación por motivos étnicos, como a organizaciones gitanas ante actuaciones racistas o discriminatorias.