La Federación Nacional de Asociaciones de Mujeres Gitanas KAMIRA ha presentado el balance del programa de prevención del absentismo escolar que ha desarrollado con 64 menores de entre 3 y 16 años del CEIP Albolafia y al IES Guadalquivir procedentes de zonas en riesgo de exclusión, para el que ha contado con la ayuda económica del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba.

Gracias a una subvención de 33.600 euros del IMDEEC, la entidad ha contratado a cuatro mediadoras de seguimiento escolar que han actuado durante seis meses en las Zonas de Transformación Social del municipio, en las que concurren problemas de deterioro urbanístico y déficit en infraestructuras, elevados índices abandono escolar, altas tasas de desempleo y graves carencias formativas.

Según ha detallado la presidenta de KAMIRA, Carmen Santiago, “el trabajo se ha realizado codo con codo con 37 familias gitanas con déficit económico, educativo y social, a las que hemos ofrecido mediación y orientación, creando vínculos con la escuela, y haciéndoles partícipes del proceso educativo de los menores”.

Además de intentar erradicar el absentismo y de solventar los problemas que llevan a las familias a esta situación, “nos hemos centrado en los nuevos casos surgidos durante la pandemia, que ha agravado este problema -ha añadido Santiago-. Hemos aclarado a las familias las dudas sobre la seguridad del colegio ante el Covid-19, para evitar miedos que conduzcan al abandono escolar”.

Entre otras acciones, KAMIRA ha desarrollado labores de mediación, talleres de refuerzo educativo, actividades de refuerzo positivo o motivación, o de ocio saludable, “lo que nos ha permitido seguir trabajando en la apuesta por el derecho a la educación y a una escolaridad normalizada de todos los niños, niñas y jóvenes como factor esencial de progreso y desarrollo de la ciudadanía y de la sociedad”, ha señalado Carmen Santiago.

Por su parte, la presidenta delegada de Reactivación Económica y presidenta del IMDEEC, Blanca Torrent, ha destacado las oportunidades que generan las ayudas económicas a la contratación que lanza el Instituto municipal. Éstas cumplen tres objetivos: “La contratación de personas en desempleo, subvencionando los salarios y Seguridad Social a cargo de la entidad; la conciliación de las necesidades de entidades y empresas con la disponibilidad de perfiles profesionales, y hacer frente a las necesidades sociales del municipio a través de proyectos que requieren incorporar nuevo personal e incrementar la plantilla”, ha explicado Torrent.

“En este caso, no solo se ha creado empleo especializado, sino que se ha llevado a cabo un programa socioeducativo que involucra a colegios, familias y alumnado y que impulsa la formación y el aprendizaje como herramienta fundamental para combatir la exclusión social”, ha concluido Torrent.