Hoy 25 de noviembre, conmemoramos el “DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO”

En estos días, hombres y mujeres de todo el mundo unen sus voces para proclamar su rechazo contra lo que cada día consigue levantar más ampollas incluso en las pieles  más insensibles: ese mal llamado violencia de género o, más exactamente,  violencia contra la mujer.

Año tras año, conocemos cifras alarmantes de violencia de género en todo el mundo. En nuestro país, desde 2003, primer año del que se dispone información, hasta finales de septiembre de 2021, son ya 1.116 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, que han dejado 325 huérfanas y huérfanos menores de 18 años desde 2013.  Desde ese mismo año se han contabilizado 44 casos de menores asesinadas y asesinados. En relación a la comunidad gitana, no existen datos estadísticos oficiales que arrojen luz sobre la verdadera dimensión del problema, pero desafortunadamente tenemos conocimiento de cinco casos desde 2014.

En su recuerdo, y en el de tantas otras víctimas de la injusticia sexista, desde Kamira queremos expresar nuestro más profundo rechazo y condena sobre esta lacra social inadmisible  que afecta a las mujeres por el hecho de serlo y a sus hijas e hijos. Alzamos la voz en nombre de las mujeres que siguen sufriendo violencia porque siguen existiendo hombres que la ejercen y personas que la permiten, lo disculpan o lo maquillan. Y no sólo queremos referirnos a la violencia por parte de la pareja o expareja, también debemos denunciar la violencia estructural que sufren las mujeres en todos los ámbitos de la vida y exigimos la adopción de medidas para alcanzar la igualdad efectiva y la erradicación de la violencia  contra las mujeres.

Desde su inicio, la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y la erradicación de la violencia contra las mujeres, en especial contra las mujeres gitanas, son para Kamira dos de sus principios fundamentales.

Por ello:

  • Apoyamos el Pacto de Estado contra la violencia contra las mujeres desarrollando las medidas que se recogen en él para apoyar a las víctimas, denunciar casos y seguir sensibilizando acerca de estos temas a la sociedad.
  • Promovemos una actitud de “tolerancia 0” contra todas las formas de violencia contra la mujer.
  • Incorporamos el enfoque de género en todos nuestros programas.
  • Desarrollamos medidas de prevención de violencia contra las mujeres gitanas a través de acciones formativas y de sensibilización, especialmente para las mujeres jóvenes.
  • Trabajamos en la mejora de la autopercepción y de la autoestima de las mujeres gitanas, fortaleciendo la confianza en sí mismas, las actitudes asertivas para combatir las situaciones de abuso y violencia en sus diferentes manifestaciones.
  • Promovemos la educación en valores donde el respeto, la igualdad, la libertad, la corresponsabilidad, la comunicación y la resolución no violenta de los conflictos sean la base de las relaciones entre hombres y mujeres.
  • Promovemos la igualdad de oportunidades para conseguir una sociedad más justa en la que, independientemente del sexo, todas las personas y en especial las mujeres de etnia gitana, tengan las mismas posibilidades de acceso a unos mínimos niveles de bienestar social y puedan ejercer sus derechos sin discriminación por sexo y/o etnia.
  • Colaboramos con las administraciones públicas en la sensibilización de la sociedad, y en particular de la comunidad gitana, exigiendo al mismo tiempo medidas y recursos necesarios para prevenir y combatir esta violencia.

“DA LA CARA, UNÁMONOS EN UNA SOLA VOZ: MUJERES Y HOMBRES CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO”.